6/5/09

Herederos de una tradición


SÍMBOLO DE NUESTRA PROPIA VIDA
Cada uno vive la procesión de un modo especial y dándole un sentido muy personal. Si juntáramos estas vivencias completaríamos una riquísima gama de significados que tiene toda procesión.


*Personalmente expresamos nuestra fe y amor a Dios, por devoción personal, como un piropo, nacido del corazón, hacia el Dios que nos ama. Nos sale de dentro, y una vez al año "la procesión va por fuera". Por eso, como nos brota del amor, asumimos con gusto el esfuerzo y sacrificio que nos supone procesionar. ("Para alguno, la mayor penitencia es no hacer la estación de penitencia").


*Acompañamos a nuestras imágenes titulares, uniéndonos a Cristo en su Pasión, a María en su dolor... Vamos junto a ellos y tras ellos, siguiendo sus huellas. Por eso, ¿qué cosa más normal que ir rezando mientras se procesiona? En la procesión experimentamos al Señor y a su Madre más cerca de nosotros que nunca.


*Procesionamos con otros hermanos en el camino de la vida. Ello nos ayuda a no detenernos ni desanimarnos. Nosotros también, con nuestro testimonio, somos ayuda para los demás. Las ropas iguales manifiestan nuestra igual condición y nuestra fraternidad.


*Es una procesión realizada mediante un orden establecido, donde cada uno tiene su puesto y su función, donde todos hacen falta.


*Caminamos hacia un destino, la casa del Padre. Venimos del amor de Dios y vamos hacia el amor de Dios. Expresamos nuestra condición de caminantes, representamos a la Iglesia Peregrina.


*Procesionamos ante la sociedad que nos ve. Damos testimonio público de nuestra fe. Anunciamos visiblemente la Buena Noticia (PDL, 246). Las imágenes, expuestas a la veneración pública, son el reclamo y anuncio del amor de Dios para todos.
Por todo ello, la procesión es un auténtico símbolo de lo que es nuestra vida.
Pero la procesión no termina cuando se cierran las puertas del templo. Los cofrades vivimos durante todo el año de aquello que hemos sentido y expresado en la procesión. La vida cofrade consistte en manifestar durante todo el año que somos miembros de un Pueblo que camina, siguiendo los pasos de Jesucristo, nuestro Hermano Mayor, capataz y capellán.


 

5 comentarios:

CARMEN dijo...

Te mereces el premio que te han dado
Me seguiré pasando por tu blog
un besito

María dijo...

Hola, Isabel, me gusta venir a tu blog para escuchar esta música tan bella, y para saborear estas proecesiones tan bonitas que hay en muchos rincones.

Un beso.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Isabel,

Me ha encantado que visitaras mi blog. El tuyo me gusta mucho porque es un espacio de recogimiento y meditación. En él hablas del AMOR, esa palabra tan grande que lo impregna todo. En adelante me pasearé por tu espacio, para que se me pegue algo de esa tranquilidad que se respira.

Cordialmente,

Antonio

Ines Mª dijo...

Isabel mis felicitaciones por esta pagina tan bella con hermosas imagenes, coincido con el aterior comentario aqui se respira tranquilidad.
Saludos

Soledad Sánchez M. dijo...

Isabel, por encima de todo, siempre me ha sorprendido el recogimiento y la pasión de todos los cofrades.

Enhorabuena por tu premio.

Un beso.

Soledad.