17/12/10

La Cruz de los jóvenes llegará a Miajadas en Febrero



Se cumplen veinticinco años desde que Juan Pablo II, confiase a los jóvenes del mundo entero, una austera y sencilla cruz de madera, de 3,8 metros de altura. Lo hizo en un marco solemne: era el Domingo de Pascua de 1984 y se clausuraba el Año Santo de la Redención, en el que se habían conmemorado los 1950 años de la muerte salvífica de Cristo. Las palabras del Papa lanzaban un reto que ha resultado ser verdaderamente profético: “Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención”.

En las bodas de plata de aquel acontecimiento, un grupo de cuatro mil jóvenes españoles se dispone a peregrinar a Roma, encabezados por el Cardenal Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal, D. Antonio María Rouco. Van a vivir un acontecimiento singular, en el marco de la celebración del Domingo de Ramos, presidida por el Papa en la Plaza de San Pedro del Vaticano: el traspaso de esta “Cruz peregrina”, de las manos de los jóvenes australianos a las de los jóvenes españoles.

Preparados para el relevo: ¡recibimos el testigo!

En estos veinticinco años, la “Cruz peregrina” ha visitado los lugares más recónditos de la Tierra: consiguió entrar en los países de la Europa comunista, para terminar pasando por la Puerta de Brandenburgo, una vez caído el muro de Berlín; visitó la Zona Cero de Manhattan tras el atentado de las Torres Gemelas, sin dejar por ello de hacerse presente en los países más pobres; presidió en el año 2000 el memorable Vía Crucis de Juan Pablo II en el Coliseo romano, así como también fue transportada en trineo por los esquimales del Canadá…

Dos años antes de su fallecimiento, Juan Pablo II entendió que el signo que había legado a los jóvenes en la “Cruz peregrina”, podía ser enriquecido. Aprovechando el momento en que los jóvenes canadienses entregaban la cruz a los jóvenes alemanes, añadió un segundo elemento que completaba el símbolo de la transmisión de la “antorcha” de la fe: un icono de la Virgen María, con la advocación “Salus Populi Romani”.

Ante todo y, sobre todo, es la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud, en las cuales ha estado presente desde su inicio. Su llegada a nosotros, nos trae el impulso de revitalización que la JMJ de Madrid 2011 puede y debe dar a toda la Pastoral Juvenil española.

Del 11 al 15 de Agosto la diócesis de Plasencia acogerá aproximadamente a 2500 jóvenes de diferentes países para disfrutar de unos días de intercambio religioso y cultural.

Serán momentos que nos ayudaran a prepararnos para la participación en la JMJ MADRID 2011.

En la diócesis hay seis sedes: Béjar, Plasencia, Navalmoral, Trujillo, Miajadas y Don Benito. Cada una acogerá en familias aproximadamente 400 jóvenes.

El itinerario será el siguiente:

Plasencia: 29 y 30 de Enero

Béjar: 30 y 31 de Enero

Navalmoral: 31 de Enero y 1 de Febreo

Trujillo: 1 de Enero y 2 de Febrero

Miajadas: 2 y 3 de Febreo

Don Benito: 3 y 4 de Febrero

En  fechas próximas les informaremos de todos los actos que se van a celebrar en Miajadas con motivo de la llegada de la Cruz de los jóvenes.


4 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Isabel,gracias por esta preciosa información que nos dás sobre la CRUZ DE LOS JÓVENES.
El sábado pasado,estando en el pueblo con mi padre,la vimos cruzar por la ventana,acompañada de mucha gente.La cruz la llevaban después a Quintanar y a otros pueblos.Delante de la cruz iba la imagen de la virgen.
Te dejo mi abrazo inmenso y sé feliz,amiga,te lo mereces.
M.Jesús

Anónimo dijo...

我只是想尽快作出评论说,我很高兴我找到了你的博客。谢谢

La Gata Coqueta dijo...

Suerte

Suerte; haberte encontrado navegando por el mundo oceánico de la blogosfera.
Suerte; haber conocido esta bitácora que hace realidad nuestro punto de encuentro cada semana, compartiendo palabras entrelazadas que forman poesías o experiencias varias...

Suerte; poder estar a tu lado en la recta final del año para despedirlo brindando con premura chin! chin!
Las copas en alto llenas de azucarillos de ilusión, semillas de fantasía, perlas de felicidad, almíbar de sueños y pétalos de esperanza.
Suerte; poder prestarnos las alas para continuar el vuelo el próximo año con las plumas bañadas por el haz del crepúsculo.

Suerte; haberte podio escribir estos párrafos que probablemente los puedas leer antes de la hora bruja, que va estar engalanada con las doce uvas, campanadas de fiesta, serpentinas y matasuegras...
Suerte; haber sentido la necesidad de visitarte para dejarte aromas de los lirios del valle con silabas de armonía y toques de aprecio, hasta el cercano día que volvamos a unir nuestras letras para disfrutar de su contenido...

María del Carmen
26/12/10

lourdes dijo...

Gracias por su compartir un saludo en cristo jesús y que Dios le bendiga